Alexitimia: La incapacidad para manifestar las emociones

La incapacidad para expresar emociones puede estar provocada por una intervención quirúrgica en el cerebro, por un problema psiquiátrico o ser, simplemente, un rasgo de la personalidad.

Quienes padecen esta enfermedad pueden ser hombres o mujeres y suele ser personas que resultan aburridas, con poca capacidad creativa y que tienen dificultaes para crear vínculos afectivos. Se considera como un rasgo de la personalidad y es por eso que, quienes lo padecen, no reciben un tratamiento adecuado. Las emociones se manifiestan como problemas físicos, somatizan sus emociones.

En 1972 el psiquiatra estadounidense Peter Sifneos creó la palabra alexitimia para describir "un problema". Porque la alexitimia, en sentido estricto, no es una enfermedad y tampoco un trastorno. En realidad, es una interpretación clínica para referirse a las personas que no pueden explicar sus sentimientos y las manifiestan a través de numerosos problemas físicos.

La clave para detectar la alexitimia es la cantidad de problemas físicos que padece la persona, dolores para los que ningún especialista encuentra exlicación y que son la respuesta a la ansiedad que provoca el hecho de tener dentro las emociones, a las que dan salida mediante estas dolencias.

Su origen

La alexitimia puede tener dos orígenes: El psiquiátrico o el de la neurocirugía. Las intervenciones cerebrales de años atrás eran más invasivas que en la actualidad, pero aún así, las intervenciones de neurocirugía pueden dejar, entre otras secuelas, alexitimia. En este caso se trata de alexitimia secundaria, sobrevenida tras un problema ajeno a la personalidad del paciente. Este tipo de incapacidad para reconocer y expresar emociones es más evidente que la alexitimia primaria, que padece el individuo como un rasgo de su personalidad y es de menor intensidad.

Los casos más graves de la alexitimia provocada por la neurocirugía son los de aquellas personas que tras la cirugía en el cerebro, o por una lesión, cambian de personalidad y pierden su capacidad emocional. Algunas de estas personas son más frías e indiferentes que antes de de la operación. La causa de este cambio radica en un daño accidental en los tejidos ocasionado por una cirugía cerebral. También puede tratarse de una disfunción en la comunicación entre los hemisferios del cerebro que son los encargados de conectar lo racional y lo afectivo.

También pueden darse estados transitorios en personas sometidas a intervenciones muy agresivas o a situaciones de alto stress.En estos casos, nos encontraríamos ante algo parecido a un mecanismo de defensa frente a la agresión sufrida.

En el caso de la alexitmia primaria, su origen puede ser una predisposición genética, pero también existe el factor social. Muchos de los padecen este desorden han crecido en familias donde los sentimientos no se expresaban, por lo que ellos aprenden a no hacerlo.

Personalidad

Las personas con alexitimia son muy calladas y tienen una personalidad introvertida, tienden a aislarse, aunque no tienen sensación de soledad. No son conscientes de tener un problema, por lo que no sufren por esta incapacidad emotiva. Los principales rasgos de su personalidad son:

- Incapacidad de reconocer los estados emocionales ajenos.
- Escasa vida imaginativa, con escasos sueños y fantasía.
- Poca vida interior.
- Trastornos sexuales como impotencia o ausencia de libido.
- Poco habladoras, serias, aburridas.
- Simplistas, muy prácticos y se vuelcan hacia cuestiones externas.
- Gran dificultad para establecer vínculos afectivos.

Las personas alexitímicas notan en ocasiones, pero no siempre, que algo va mal con su pareja, en el trabajo o con sus amigos, pero no consiguen descubrir qué ocurre ya que ellos mismos ignoran lo que sienten, no saben cómo decirlo con palabras. Además, no saben que carecen de la capacidad de reconocer y expresar sus emociones. Es por eso que, lo habitual es que terminen yendo al médico a tratar sus dolencias físiscas y, cuando el médico no encuentra una explicación para tantas enfermedades, lo termine derivando al psiquiatra para ver si se encuentra ante un cuadro de alexitimia.

Diagnóstico

El método diagnóstico más utilizado para comprobar si se está ante un caso de alexitimia es la escala de Toronto, un test que mide en qué grado lo puede padecer una persona en función a las respuestas que den a determinadas situaciones. Este método se utiliza más en la investigación que en la práctica ya que, aunque es un modo de objetivar conceptos muy abstractos, lo más importante es la observación clínica.

La terapia es compleja ya que se debe recurrir a medicamentos que estimulen los sistemas de los neurotransmisores o que los inhiban. El método más utilizado para tratar la alexitimia es la psicoterapia, que persigue la necesidad de que aprendan a reconocer sus sentimientos y a expresarlos.

No siempre hace falta un tratamiento. En la mayor parte de los casos no se detectaría el problema si no se transmitiera en forma de las más diversas enfermedades. Por lo general, todo queda en que nos encontramos, simplemente, ante un rasgo más de la personalidad.