El narcisista

El narcisista se carateriza por creer que son maravillosos, únicos y el centro de todo. Tienen una imagen exagerada de sí mismos y esperan que se los trate de manera exclusiva. Narciso se llamaba el personaje que se ahogó en un estanque, extasiado de tanto contemplar su belleza reflejada en el agua.

La característica más significativa del narcisista es la grandiosidad: Estas personas se sobrevaloran, exageran sus logros y esperan que se les trate de forma exclusiva. Las normas y reglas no le gusta cumplirlas y sólo espera que los demás lo hagan para satisfacer sus deseos y necesidades.

Consideran que son tan especiales y complejos que pocas personas pueden entenderlos. De ahí que tiendan a mirar a los demás por encima del hombro. Pero la realidad es que son ellos los que se muestran incapaces de ponerse en el lugar del otro, por lo que no muestran ningún reparo en relacionarse de forma explotadora. Se caracterizan porque siempre piden y no sienten que deban hacer o dar algo a cambio.

Su autoestima es cambiante y necesitan de la valoración y el reconocimiento sobre lo bien que hacen las cosas. Todos deben rendirles pleitesía a través de su gratitud y valoración. A menudo suelen esconder sus sentimientos, aunque con una marcada tendencia a expresar rabia o vergüenza cuando se les critica o se conoce un fracaso, incluso a través de un contraataque feroz y destructivo. Otro sentimiento muy común es la envidia, no soportan que alguien haga las cosas mejor que ellos o les quite protagonismo.

Exageran sus capacidades y minimizan sus defectos, siempre son los mejores y nunca fallan, pero cuando la evidencia del fracaso no les deja otra opción que la de rendirse, se suelen sentir avergonzados y vacíos, y hasta deprimirse por periodos breves.

Es un perfil muy común en personas a las que, durante su infancia y adolescencia, no se les ha enseñado a cooperar, a responsabilizarse, a considerar el bienestar de los demás. Los narcisos adultos se sienten capacitados para todo sin prepararse previamente.

Las personas con este tipo de personalidad se resisten a recibir un tratamiento terapéutico. Las interpretaciones de sus conductas les llevan a padecer una fuerte tensión por los sentimientos negativos que les generan.

Los pensamientos de Narciso

- Soy una persona muy especial.

- Como soy superior, tengo derecho a un trato y privilegios especiales.

- A mí no me obligan las reglas que valen para los demás.

- Es muy importante obtener reconocimiento, elogio y admiración.

- Si los demás no respetan mi status, deben ser castigados.

- Todos deben satisfacer mis necesidades.

- Es intolerable que no me tengan el debido respeto o que no consiga aquello a lo que tengo derecho.

- Nadie tiene derecho a criticarme.

- Mis necesidades están por encima de las de cualquier otro.

- Sólo me comprenden las personas tan inteligentes como yo.