El menú perfecto

Si tienes una comida muy importante y quieres preparar un menú impecable y quedar bien con nuestros invitados, necesitas conocer algunas cosas pequeñas pero importantes. No solo saber cocinar sino el presupuesto, los gustos y la calidad de los productos, entre otras cosas.

Saber el presupuesto con que contamos para realizar las compras de nuestro menú es fundamental así nos evitaremos gastos innecesarios y podremos disponer mejor del dinero para comprar productos de la mejor calidad posible. Para no comprar alimentos de más es necesario saber el número de comensales ya que eso nos permitirá hacer un cálculo más exacto.

Debemos tener en cuenta la posibilidad de que laguno de nuestros invitados está delicado de salud, a dieta o que sea vegetariano. Por lo que lo más conveniente será preparar un menú sin demasiadas cosas pesadas, algunas ensaladas o verduras al vapor y una opcion liviana para los que no puedan comer el menú principal.

Podemos comenzar sirviendo unos aperitivos pero solo unos aperitivos porque lo que buscamos es que se les abra el apetito a nuestros invitados y no que queden tan llenos que ya no puedan comer el menú que hemos preparado...

Luego serviremos el menú principal, en el que podemos incluir tres platos: Una entrada (sopa, ensalada, entremeses, etc.), un plato principal de pescado o de carne.

Al preparar el menú...

Cuando llegue el momento de preparar el menú debemos tener en cuenta algunos puntos básicos:

- Tratar de no repetir ingredientes similares en platos distintos. Por ejemplo, la misma salsa para dos platos diferentes.

- No utilizar el mismo ingrediente base para dos paltos. Si vamos a servir atún en la entrada, no podemos servir atún en el plato principal.

- Evitar cocinar de la misma manera todos los platos. El pollo al horno, un pastel al horno, los entrantes al horno.

- Tener en cuenta la ápoca del año en que se realiza la comida. No se puede servir un locro en el mes de enero ni un salpicon de atún en julio...

- Siempre será mejor y de más calidad si preparamos nuestros paltos con productos frecos, de temporada y cocinados con mucho mimo...

- Equilibrar la calidad de los platos. Si servimos caviar ruso de entrada ya no podemos servir una carne de mala calidad, dura e imposible de comer.

- En relacion con las cantidades, para que no nos falte es bueno calcular un comensal más cada cuatro comensales. Como el dice el dicho: 'Es mejor que sosobre a que fafalte'.

- Si no tenemos ayuda, debemos elegir recetas que se puedan servir con facilidad sin demasiadas exigencias de última hora y descartar platos que tienen unas características muy especiales y que solo se pueden hacer al momento prácticamente.

- Si queremos llegar a un alto nivel de sofisticacion, cada plato deberá llevar una decoracion totalmente diferente del anterior, en cuanto a composicion, colorido, etc. Esto lo pueden hacer aquellas personas que ya tienen un cierto 'entrenamiento' en materia de recibir invitados. Si eres novato lo mejor es ir a lo sencillo y así no cometeremos errores no salidas de tono.

- Los sabores deben ir de suaves a fuertes a lo largo de la comida. Poner un sabor fuerte previo a uno más suave, puede dar lugar a que no se aprecie en su correcta medida.

- Los vinos y bebidas tienen que ir acordes a los platos que vamos a degustar. Para saber la cantidad de vino del que debemos disponer, hay que calcular una botella de vino por cada dos o tres comensales. Tampoco pensar en que vamos a termionar la noche ebrios. No hay que forzar a los invitados a degustar el magnífico vio que hemos comprado para la ocasion porque puede que no tenga por costumbre beber o deba conducir al final de la velada.