En invierno come bien y caliente

Con el tiempo frío, tu cuerpo necesita alimentos nutritivos y más energéticos. Un buen momento para comer legumbres, sopas y ricos guisitos. Tienes que elegir los ingredientes y las recetas más sanas y livianas para alimentarte muy bien pero no engordar de manera innecesaria.

En invierno es muy frecuente engordar unos kilos por la cantidad de energías que consumimos pero, si eliges bien los alimentos, no tienes porqué engordar. Debes cuidar tu cuerpo para poder pasar el frío sin enfermarte ni tener las defensas bajas es por eso que te proponemos ideas ricas y saludables.

Legumbres

Las legumbres son uno de los mejores alimentos desde el punto de vista nutricional y dietético, ya que alimentan, proporcionan energía y quitan el hambre durante horas sin añadir calorías. Cocinadas sin grasa y como plato único junto con una ración de verduras son el plato perfecto para el invierno.

Entre dos y tres veces por semana permiten mantener niveles de energía altos, el metabolismo activo y los niveles de insulina en sangre controlados, muy importante para evitar los ataques de hambre y las ganas de comer dulce. Contienen proteínas de alta calidad frente a una baja dosis de grasa. Son una excelente fuente de fósforo, hierro, zinc, potasio y vitaminas del grupo B. Contienen una alta cantidad de fibra y cero colesterol.

Lentejas, garbanzos, arvejas, porotos y soja son las principales legumbres, alimentos sanos al 100%. Al incluirlas en la dieta podemos evitar el sobrepeso, diabetes e incluso diferentes tipo de cáncer digestivo.

La soja constituye una alternativa perfecta para incluir en tu dieta los beneficios de las legumbres sin tener que comer un guiso. Leches y yogures, tofu, hamburguesas... Muchos productos elaborados con soja que son muy ricos y fáciles de introducir en la dieta diaria.

Ideas para preparar las legumbres

- Lentejas con arroz. El arroz le aporta a las lentejas el aminoácido que les falta, convirtiéndolas en un plato nutricionalemente perfecto. Puedes preparar las lentejas por un lado con zanahorias y puerros, cocer aparte el arroz y añadírselo después.

- Arvejas con alcachofas. Prepararlas salteadas con jamón y tomarlas como plato único o acompañado de una ración de proteínas como un huevo, pescado o pollo a la plancha.