Cómo servir y tomar la sopa

Servir y tomar la sopa correctamente puede convertirse en una dura prueba para los que no saben algunas pequeñas normas de buena educación. Te presentamos todas las reglas para que jamás te equivoques a la hora de tomar la sopa.

La sopa se puede servir de dos maneras:

- Cuando se sirve en común, se pone en una sopera, y

- Cuando se sirve a una persona de forma individual, se sirve en un plato sopero, cuenco o escudilla. Así se sirve también en las familias, especialmente en el caso de los niños y las personas indispuestas.

- Cuando vayamos a servir a varias personas, pondremos la sopa en una sopera de la que se servirá cada comensal.

- En cuanto al modo de comer la sopa se debe tomar poco a poco con la cuchara. Jamás levantaremos el cuenco o plato para terminar hasta el final. Y ni hablar de hacer ruido sorbiendo el caldo...

- Debemos tomar la sopa despacio, sin dar muestras de estar 'muertos de hambre'. Hay que comer de una vez todo lo que haya en la cuchara y recién volverla al plato. Para esto no llenaremos demasiado la cuchara así no nos veremos obligados a abrir enormemente la boca o tomar en dos veces. Además que podríamos salpicar el mantel, a otros comensales, en fin, poco a poco.

- Inclinaremos solo un poco nuestro cuerpo para tomar la sopa pero solo un poco. De ningún modo, nos agacharemos hasta el plato o sacaremos la lengua en exceso. Todo discretamente y con el cuerpo bien estirado pero sin exagerar.

- Si está muy caliente, no soplaremos la sopa, secillamente esperaremos a que esté más tibia., removiendo suave y discretamente.