Educar y enseñar buenos modales

Los buenos modales son una herramienta fundamental para desenvolvernos en la sociedad, conseguir objetivos y vivir en la familia y en nuestro entorno social de una manera armoniosa, gracias al buen trato y esmerada educación que desarrollemos. No alcanza con los títulos universitarios, la cuenta el banco abultada y mucha ropa cara; el trato y los buenos modales son fundamentales. Es más, la educación en el trato social hace mucho más que todo lo otro.

Cuando somos niños, todos los días escuchamos que nuestros pasres o mayores se las pasan dándonos recomendacioens del tipo: 'No pongas los codos en la mesa', 'come con la boca cerrada', 'se dice gracias', 'las damas primero'... y u sinfín de frases "pesadas" que creemos que no sirven para nada pero nada más lejos de la realidad. Es ahí donde vamos forjando nuestra educación, los buenos modales, las maneras en que sabemos relacioanrnos y tratar educadamente con las personas.

Hoy en día, hay muchos que creen que esto no sirve para nada, que vale más un minuto de fama y que a los gritos y con palabras altisonantes se consigue lo que uno quiere. Gran error. Lo único que conseguiremso es ser unas personas mal habladas, sin trato, sin roce para relacioanrnos con los demás. Es fundamental para desenvolvernos en la sociedad, el trabajo y en la familia el ser educados, amables, con buenas formas para comer, beber, hablar, comunicarnos en la vida.

Así sabremos reaccionar ante diferentes situaciones, comportarnos con los mayores, con nuestros superiores, con nuestros seres queridos y los pequeños de la casa aprenderán de nosotros y serán, también, personas educadas y con modales.

Tenemos que saber aprender y saber enseñar el porqué de las reglas básicas de comportamiento. En el trato con los demás hay unas ciertas reglas que deben aplicarse te caiga bien o mal una persona, hay que saber hablar y escuchar, hay que saber comportarse en la mesa, hay que saber respetar a los mayores, aunque le parezcan un poco pesados o poco educados, hay que saber salir airoso de situaciones comprometidas o incómodas.

Cualquier momento es bueno para aprender. Solo hay que fijarse en el comportamiento de los demás, y sacar lo mejor de esos momentos. En la vida nos tocará relacionarnos con personas de diferente educación y de cada una de ellas aprenderemos algo nuevo. Tanto para saber cómo comportarnos y también cómo no debemso comportarnso o no cometer el mismo error que otros.

La educación es una tarea diaria, constante y repetitiva, pero que sólo otorga beneficios para todos y, principalmente, para uno mismo. Sería realmente una pérdida de incalculable valor olvidarse de enseñar y aprender las normas de educación más básicas y necesarias para desenvolverse en la vida. Empezando desde pequeños y siguiendo a lo largo de toda la vida. ¿Vas a dejar de aprender cada día y de enseñar a tus hijos la mejor manera de ser educados?