Ana Gloria Moya

Ana Gloria Moya, nació en San Miguel de Tucumán pero era salteña de corazón. Novelista, profesora y abogada penalista argentina, hija de libreros.

De ascendencia negra, legada por parte de una abuela, tuvo cuatro hijos.

Radicada en Salta, ejerció su profesión como Defensora Oficial Penal. Tuvo a su cargo el área de Cultura del Colegio de Magistrados y Funcionarios y fue coordinadora responsable de la revista 'Libertad incondicional'.

Su primer historia fue un libro de cuentos llamado "Sangre tan caliente y otras pasiones" (1997), le siguió otro libro de cuentos “La desmemoria” (1999); y luego ya se dedicaría a la novela.

Recibió numerosos premios y distinciones a lo largo de su carrera, pero logró el reconocimiento nacional e internacional gracias a su primera novela "Cielo de Tambores", por la cual obtuvo el galardón Sor Juana Inés de la Cruz 2002, que le fue entregado en la XVI Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México. Mismo libro que la había hecho ganar el Pro Cultura de Salta en 2001.

Cielo de Tambores

Su obra más importante es "Cielo de tambores", con 500 ejemplares en castellano y 500 en inglés, producida y publicada en Salta. La inspiración le llegó cuando leyó un artículo en una revista que hablaba de una mendiga vieja y renga que pedía limosna en la entrada de la Catedral y que antes de ser vieja y de ser renga había sido esa mujer a la que los soldados conocían como "la tía María".

En 2008 produjo la nueva novela “Semillas de papaya a la luz de la luna”.

Gran amiga de Chavela Vargas a quien visitó reiteradas veces en sus viajes a México y confesó en una entrevista ser admiradora de Juana "...era frágil pero invulnerable. Siempre me apasionó".

Falleció a los 63 años el 7 de octubre de 2013, en Buenos Aires, donde había viajado para tratar su enfermedad.