El vestuario: Una importante herramienta de nuestra imagen

Aunque parezca extraño, a través de nuestra imagen revelamos nuestra educación, los modales y hasta nuestros conocimientos profesionales. Saber cómo vestirse en cada ocasión, y dar una buena imagen es tan importante como los buenos modales y la profesionalidad.

Nuestra imagen es vital en el plano social y debemos sacarle el máximo provecho. Políticos, artistas, periodistas de tv, casi todos tiene un asesor de iamgen que les ayuda a elegir las prendas y accesorios correctos para cada ocasión y no cometer errores.

Cada persona tiene un color de ojos, una cara y rasgos determinados, altura y peso... Todos estos elementos deben tenerse en cuenta en el momento de elegir nuestro vestuario y definir nuestra imagen. Son fichas que pueden jugar a nuestro favor y sacarles el máximo partido para lucir perfectamente. En cambio, si poco nos importan estos detalles, podremos equivocarnos y mucho. Es decir, debemos potenciar todas nuestras virtudes e intentar disimular nuestros defectitos.

Al comenzar el día debemos pensar cuáles son las diferentes actividades que vamos a realizar, adónde vamos a ir, a quién veremos, etc. Debemos dar una buena imagen, ser correctos, educados, atentos, tener buenas maneras. Pero siempre recordando que nuestra imagen es la carta de presentación. Sin una buena imagen no podremos demostrar nuestros conocimientos profesionales o de otro tipo. Una mala imagen o una imagen descuidada puede cerrar muchas puertas.

Es importante tener en cuenta que, junto con el vestuario, forman parte de nuestra imagen la higiene personal. Ser limpios es fundamental: manos y uñas cuidadas, pelo limpio y bien peinado, ducharse diariamente, desodorizarse...

Nuestra ropa debe estar limpia y bien planchada y en buenas condiciones, sin el ruedo descosido, faltando un botón, etc. Del mismo modo, debe ser acorde a nuestra edad. Nada de prendas juveniles para los mayorcitos y mayorcitas ni tampoco "antigüedades" para los más jóvenes.

Hombres y mujeres deben tener unos básicos en su armario para poder utilizar siempre variando los accesorios y complementos en cualquier situación social, laboral y familiar. Estas prendas básicas son muy importantes: una buena camisa blanca, un pantalón negro, zapatos de taco alto negros, un vestido negro, un buen abrigo y un bolso de tamaño mediano. En el caso de los hombres: un traje liso, una buena corbata, un par de camisas de vestir y sport, un pantalón sport, un abrigo, zapatos. No debemos olvidar que estas prendas deben ser de la mejor calidad posible para que duren más y se puedan combinar con otras cosas de menos calidad pero buen diseño y buen gusto.

Una buena imagen personal no debe confundirse con la belleza personal. Hay personas muy bellas que no cuidan para nada su apariencia y tienen una imagen descuidada y poco aseada. Mientras otras personas no tan agraciadas saben cuidar su imagen a la perfección y se ven magníficas, limpias, perfumadas y con un look actual y adecuado.

Related Articles