La historia de Chanel Nº 5

Chanel Nº5 fue el primer perfume de diseñador, moderno y totalmente distinto a lo que se usaba en esa época. Rompió moldes no sólo por su composición sino, también, por su packaging. Coco Chanel encargó al perfumista Baux que creara un perfume que no se pareciera a ninguno.

Chanel Nº5 fue el primer perfume de diseñador, moderno y totalmente distinto a lo que se usaba en esa época. Rompió moldes no sólo por su composición sino, también, por su packaging. Coco Chanel encargó al perfumista Baux que creara un perfume que no se pareciera a ninguno. De todas las muestras que le entregaron, Coco se quedó con la Nº 5. De esa sencilla y a la vez complicadísima decisión surgió un mito que hoy está más vivo que nunca.

Una mujer sin perfume es una mujer sin futuro

Con esa rotunda frase determinaba Coco Chanel la importancia que ella siempre le dio a que cada mujer tuviera su propio aroma, una fragancia que la definiera. No en vano fue la primera diseñadora de moda en lanzar una fragancia y lo hizo porque en su forma de entender el estilo y la moda le parecía que, sin perfume, la imagen de una mujer no era completa, le faltaba el toque final para definir su estilo personal.

Descarada, directa, fiel a su manera de expresarse le daba al perfume dos sentidos: Como complemento de la propia imagen, como una joya intangible que habla como ningún otro accesorio puede hacerlo sobre la personalidad de una mujer y; por otro lado, como arma de seducción. Seguramente movida por la experiencia, ya que era una seductora increíble decía: "Ponte perfume donde quieres que te besen".

La estética Chanel

Coco Chanel tuvo mucho que ver en los cambios estéticos que se produjeron en el siglo XX. Ella misma fue el más claro ejemplo de esos cambios: Se cortó el pelo a lo garçon, escandalizando a sabios y profanos del mundo de la moda. Puso de moda tomar el sol, comenzando esta moda ella misma bronceándose en la Costa Azul. Esta moda se está extinguiendo dados los gravísimos efectos del exceso del sol en nuestra piel pero, durante mucho tiempo, fue sinónimo de belleza y buena vida. En la actualidad, las pieles lucen su color natural, especialmente las pieles blancas se mantienen níveas y las más oscuras cuidan su tono para nop perjudicar la piel.

Después de su primer perfume, que salió al mercado en 1921, aparecieron sus primeros maquillajes: Una lápiz de labios y un colorete, además de una polvera. Por otro lado, el cuerpo femenino vio en ella la salvadora y enterradora de tantos complejos absurdos. Poco voluptuosa de nacimiento, pasó de los rellenos, los corsés y las ballenas y propuso un truco estético -bolsillos blancos en la pechera- que aumentaba visualmente su naturalmente pequeña contextura.

Chanel Nº 5

Chanel Nº 5 sólo fue el primero de una serie de perfumes que no han dejado de crecer. La novedad fue que este perfume fue el primero que tuvo en su composición aromas artificiales creados en laboratorio por expreso pedido de la diseñadora. Además, aplicó en el packaging el gusto por el blanco y negro que triunfaría en su moda, sorprendiendo al mundo entero con una estética que nada tenía que ver con lo que se llevaba en las casas de belleza de la época.

El perfume Chanel Nº 5 pertenece a la familia floral-aldehído. Sus ingredientes más importantes son el jazmín y nerolí de Grasse, el ylang-ylang de las Islas Comores, la rosa y notas amaderadas de sándalo, vainilla y vetiver. La Maison francesa asegura la calidad controlando y comprando toda la producción anual de jazmín de la región de Grasse, de donde salen las flores más exquisitas de la industria perfumística mundial. Es así como el prefume de las divas como Marilyn Monroe permanece siempre sensual y perfecto como el sueño de toda mujer que desea sentirse realmente femenina y rompedora.