Beneficios de la vitamina D en la osteoporosis

La OMS considera a la osteoporosis como una epidemia que afectará en poco tiempo a una de cada tres mujeres mayores de 50 años y esto convierte a la osteoporosis en un problema de salud de primer orden.

En la prevención de la osteoporosis en fundamental mejorar al calidad de vida pero, si las fuentes alimenticias de vitamina D son limitadas, necesitaremos un aporte suplementario.

El aporte de calcio es fundamental para mantener un correcto metabolismo óseo pero la vitamina D es básica para la absorción del calcio. Sin suficiente vitamina D, no podemos producir la hormona calcitrol (vitamina D activa) en cantidades suficientes. En esa situación, el cuerpo extrae el calcio que necesita del esqueleto, lo que debilita el material óseo existente y evita que se forme nuevo material óseo fuerte.

La vitamina D no se obtiene con facilidad a través de la alimentación. La principal fuente es la luz solar aunque también puede ser producida por la piel, dependiendo de la estación, el clima o la pigmentación. Pero, la insuficiencia de vitamina D en personas mayores es un problema ya que, con la edad, disminuye la capacidad de la piel para transformar la luz solar en vitamina D.

El calcio en la dieta protege los huesos en mayor medida que en suplemento, las personas que sólo toman calcio a través de la dieta, o combinado con suplementos, presentan más masa ósea que aquellos que sólo reciben el mineral en suplementos.

Los productos lácteos son una de las principales fuentes y se recomienda tomar como mínimo dos dosis de lácteos al día. Verduras como las acelgas, lechugas, espinacas y diferentes coles, también son ricas en calcio. Sin embargo, algunos alimentos que interfieren en la absorción de este mineral, disminuyéndola, como los cereales integrales o salvado.

La mujer postmenospáusic

aLa osteoporosis afecta a hombres como a mujeres pero durante la menopausia se produce una situación especial que produce cambios importantes en la cantidad y la resistencia del hueso ya que la disminución de estrógenos modifica el equilibrio óseo, estimulándose la resorción y reduciéndose la formación.

La OMS considera la osteoporosis como una epidemia que afectará en poco tiempo a una de cada tres mujeres mayores de 50 años y esto convierte a la osteoporosis en un problema de salud de primer orden.

Es fundamental que las mujeres tengan cuidado en el calcio de su dieta y tomen mayores cantidades de vitamina D para reforzar su sistema óseo, sobre todo después de la menopausia. La actividad física también es imprescindible para mantener controlada la enfermedad.