Los regalos

A veces dudamos de cuándo debemos hacer un regalo y qué debemos regalar. EstiloSalta te ayuda a terminar con todas las dudas y sepas qué regalar en cada ocasión.

Los regalos se pueden hacer cuando uno lo desee, no hay necesidad de una ocasión especial para demostrar el cariño, agradecimiento o simplemente tener un detalle con alguien. Pero hay algunas situaciones especiales en las que debemos hacer un regalo, donde sería casi una descortesía no hacerlo.

- Celebraciones: Un bautismo, casamiento, cumpleaños, aniversario, son acontecimeintos donde los invitados a la celebración deben llegar con un regalo. Sólo nos dispensaría de ello una extrema confianza con el festejante al que pudiéramos explicar la falta de regalo. Si no hay confianza, lo mejor será excusarse de ir a la celebración.

- Agradecimientos: Cuando alguien nos hace un favor, nos ayudan en alguna situación especial, nos prestan consejo, nos asesoran, lo cortés es enviarle un regalo para demostrarle nuestro agradecimiento. Con algo discreto sin demasiadas pretensiones, quedaremos perfectos.

- Sucesos: Cuando un familiar, un conocido, un cliente, tiene algún percance grave, un accidente u otra circunstancia parecida, lo correcto es enviarle un presente como muestra de nuestra cercanía, nuestro deseos de recuperación y para acompañarlo de alguna manera para pasar el mal momento.

- Acontecimientos: Si alguien que conocemos es premiado, termian su carrera universitaria, obtiene algún éxito y deseamos felicitarlo, lo mejor es un regalo para desearle felicidades.

- Navidad: Podríamos decir que es la época del año en que más regalos se hacen. Es un buen momento para felicitar a nuestros seres queridos y conocidos. Un regalo es una muestra de cariño y, también, de buena educación. A nuestros empleados, clientes, amigos, podemos hacerle un pequeño presente que siempre será adecuado y acorde a la celebración. Se regala por Navidad, sin necesidad de que haya una estrecha relación con las personas.

- Otras situaciones: Hay regalos de amor, por terminar bien el año en el trabajo o los estudios, para levantar el ánimo a alguien que no se encuentra bien o un día cualquiera en que queremos demostrarle a alguien cuánto la apreciamos y no nos basta con las palabras.

En todos los casos, intentaremos regalar algo que le guste al regalado no a nosotros. Si la persona que recibirá el regalo no soporta el perfume de rosas, no le regalaremso un frasco del dichosos perfume porque a nosotros nos parezca delicioso... Lo más importante es el cariño que se pone en el acto de regalar.