Salamanca

Una ciudad muy antigua pero alegre y bulliciosa con la frescura de la gente joven que estudia en su Universidad.

Esta ciudad es muy particular. Sus movimientos socioculturales están regidos opr la Universidad. La juventud que acude a sus claustros son los que mayormente le dan vida y una dinámica muy especial a esta monumental ciudad española. En 2005 su Plaza Mayor cumplió 250 años y es considerada como la más bella de todas.

La ciudad se encuentra en plena ebullición a la mañana cuando los jóvenes estudiantes llenan sus calles, se mueven apresurados. el ritmo va decreciendo y, opr las tardes, comienzan a circular los turistas, las tiendas nos muestran sus vidrieras con estupendos productos, la Plaza Mayor está un poco más vacía y se puede apreciar mejor su esplendor y Salamanca acoge a sus visitantes con alegría.

En el margen del río Tormes la ciudad se nos muestra en toda su grandeza. Pero puedes visitar las Torres medievales de la Catedral desde donde tendrás unas vistas únicas de la rúa Mayor, la Clerecía o el Tormes y, también, podrás ver el interior de las catedrales Nueva y Vieja.

En Salamanca hay muchísimas cosas para ver. Se organizan visitas guiadas que son organizadas por guías oficiales de turismo, con los que podrás conocer todos los secretos de esta ciudad de día y de noche. También puedes recorrerla solo con una buena guía de papel y perderte por sus calles, llenas de vida y con aires de sabiduría. no dejes de ir hasta el Patio de Escuelas, gótico, sencillo y característico: su claustro es uno de los rincones preferidos por los recién casados para hacerse fotos. Muy cerca está la Casa Rectoral donde vivió Unamuno y que ahora alberga su museo.

En Salamanca, el tapeo se hace a la antigua: pagas por la bebida y eliges entre alguna de las muchas tostas, pinchos y de más tapas que se ofrecen en la barra. En la Plaza Mayor hay varios sitios donde tapear, como el bar 'El reloj de la plaza'. En cuanto a los restaurantes, puedes comer en lo de Víctor Gutiérrez que ostenta una estrella Michelín o en muchos otros sitios de comida tradicional, los exquisitos asados, patatas y deliciosas preparaciones a base de bacalao.

La Plaza Mayor cobra mayor vida de noche. Es considerdada como la 'más armónica, decorada y considerada' de toda España. Hay muchos cafés donde disfrutar de una bebida y las maravillosas vistas.

No puedes dejar de visitar el Museo de Arte Oriental, situado en la Torre de los Anaya, una novedosa actividad producto de la Japan Week. También puedes visitar el museo de la Fábrica de Harina, la Filmoteca de Castilla y León donde hay muestras de artículos precinematográficos.

Las compras

En el Parque de la Aldehuela se instala un mercadillo de antigüedades donde encontrarás de todo y a todos los precios.

Los productos estrella en Salamanca son el jamón de Guijuelo y los chacinados. También encontrarás dulces caseros, legumbres y panes de horno de leña. Si te gustan los dulces, prueba las empiñonadas de 'La rosa de oro' o las perronillas y el bollo maimón.

Hay muchas tiendas dedicadas a la artesanía creativa, los trabajos en cuero, carteras, bolsos y zapatos.

Cómo llegar a Salamanca

En auto: por la autovía E-80 que comunica la capital con la A-6I en Tordesillas o por la N-501, que la une con Ávila, o el peaje de Adanero por la autovia A-6.

En tren, Renfe ofrece varias alternativas: desde Madrid tarda 2 horas y 30 minutos.