Decálogo para tener uñas sanas y bonitas

La manicura comprende una serie de pasos que implican la limpieza, preparación y decoración. Aquí encontrarás todo para hacerlo a la perfección.

Paso a paso

1- Eliminar el esmalte o solo limpiarlas con un algodón empapado con quitaesmalte sin acetona para no resecar las uñas.

2- Lavar las uñas con agua jabonosa y secarlas muy bien antes de continuar. Es necesario para retirar los aceites regeneradores y protectores contenidos en el producto quitaesmalte que pueden impedir la adherencia de los productos posteriores.

3- Limar con limas de cartón, madera o cristal, evitar las de metal que dañan las capas de queratina. Hacerlo en una única dirección, desde el borde hacia el centro. Para suavizar el borde al finalizar, limar de arriba a abajo y de abajo a arriba para evitar que se descamen las uñas. Si hiciera falta, usar el corta uñas para acortar una parte y el resto limar hasta conseguir la medida deseada.

4- Las cutículas se deben rebajar con una crema específica que se aplica en la zona de la lúnula repartiendo el producto por todos los bordes. Dejar actuar unos minutos. Hay que evitar en lo posible cortar las cutículas, de lo contrario crecen más fuertes y duras. Mejor empujarlas con suavidad hacia dentro utilizando un palito de naranjo, luego eliminar sólo las pequeñas porciones salientes de los costados de las uñas.

5- Regenerar aplicando un producto con propiedades regenerantes. Su fórmula incorpora activos nutritivos, proteínas, vitaminas y minerales básicos para fortalecer y favorecer el crecimiento sano de las uñas.

6- Base. Las sustancias que contiene aumentan la resistencia y previenen el agrietamiento, la fractura y el laminado de las uñas. Es vital su uso previo para que la pintura del esmalte no destiña las uñas.

7- Esmaltar la uña en tres pinceladas. Empezar por el centro y luego a ambos lados desde la base hasta la punta. Primero hacerlo con una capa fina, esperar a que se seque para hacerlo con otra más generosa.

8- Endurecedor. Tras el esmalte de uñas aplicar un tratamiento especial antichoque que endurezca el esmalte. Su fórmula también aporta un brillo luminoso de larga duración.

9- Pulido. En caso de no desear esmalte de uñas puedes simplemente lustrarlas. Para hacerlo se utiliza una lima especial que contiene micropolvos que mediante ligeros toques y frotes hacen que las uñas brillen. El pulido fortalece las uñas y estimula la circulación en su base. Para el acabado se pasa una varilla o bastón de algodón bajo la punta de las uñas para retirar los restos que pudieran quedar después del lustrado.

10- Masaje de manos. Una vez terminada la manicura y cuando el esmalte esté completamente seco, puedes hacer un masaje de manos con crema. Primero se frota con movimientos circulares cada uno de los dedos de la mano derecha con el pulgar y el índice de la mano izquierda, desde la punta de la uña hasta la base del dedo. Repetir la operación tres veces en cada uno de los dedos para que reciban un masaje longitudinal y realizar la misma operación con la mano izquierda.