La importancia del sueño


Los beneficios de un sueño reparador son de sobra conocidos y hay innumerables estudios que lo demuestran. Hay muchos factores que pueden alterar nuestro sueño, y que no siempre podremos dormir las horas necesarias o con la calidad que nos gustaría, pero es importante tener unos hábitos que nos ayuden a conseguir este objetivo.

El sueño profundo es una función preciada. Se ofrecen diez consejos para un sueño más saludable. Estas recomendaciones para niños y adultos se pueden ver en worldsleepday.org bajo recursos.

Decálogo de la higiene de sueño

El decálogo de la higiene de sueño son recomendaciones de sentido común que raramente se cumplen en su totalidad:

- Hora fija para ir a dormir y para despertarse

- Limitar las siestas diurnas a 30-45 minutos de duración

- Evitar el alcohol excesivo 4 horas antes de ir a dormir y no fumar.

- Evitar la cafeína 6 horas antes de dormir. Esto incluye café, té y muchas bebidas de soda, además del chocolate.

- Evitar alimentos pesados, picantes, o azucarados 4 horas antes de ir a dormir. Un ligero aperitivo antes de ir a la cama es aceptable.

- Hacer ejercicio de forma regular, pero no justo antes de ir a dormir.

- Usar un sistema de descanso cómodo.

- Encontrar una temperatura confortable para dormir y tener la habitación bien ventilada.

- Bloquear todo ruido que distraiga and eliminar la luz tanto como sea posible

- Reservar la cama para el sueño y el sexo. No utilizar la cama como oficina, lugar de trabajo o recreacional.

La violación de estos mandamientos causa pobre calidad de sueño nocturno, corta duración, fragmentación y seria privación de sueño.

Infringir las normas puede desembocar en pobre alerta, pérdida de atención, concentración disminuida, descenso en la productividad laboral y académica, e incluso accidentes de tráfico. Los problemas de salud serán el siguiente paso.