La jalea real

La jalea real, alimento exclusivo de la abeja reina, tiene un alto valor nutricional y propiedades beneficiosas pero que debe usarse en las dosis adecuadas y el tiempo necesario.

Las propiedades beneficiosas de la jalea real son numerosas. Puede destacarse su efecto tonificante y favorece el equilibrio del sistema nervioso, función antibiótica y fortalece las defensas. Estudios apuntan a que podría disminuir de manera significativa los niveles de colesterol.

Su composición bioquímica es compleja. Contiene agua (50-60%), proteínas (18%), carbohidratos simples, sobre todo glucosa y fructosa (15%), lípidos (3%), sales minerales y oligoelementos (1.5%, fósforo, hierro, calcio, cobre, selenio) y vitaminas C, E, A y del grupo B.

La jalea real es considerada por la medicina tradicional como un auténtico antibiótico natural pero debe consumirse como un complemento de la dieta durante breves periodos de tiempo y para situaciones puntuales.

Se puede utilizar para prevenir la gripe en época de aumento de casos o para reforzar el sistema inmunitario en grupos de riesgo como niños y ancianos.

Además de contener sustancias antioxidantes, la jalea real contiene ácido petroilglutámico y nicotinamida, compuestos a los que se atribuye una acción vasodilatadora y, por lo tanto, preventiva de enfermedades cardiovasculares.

La jalea real es muy difícil de conservar en estado natural, así es que se presenta, por lo general, liofilizada en ampollas o comprimidos. La jalea real natural es una pasta viscosa de sabor ácido bastante fuerte que se debe mantener siempre en la heladera.