Cómo comportarnos en un templo religioso



Un templo religioso de cualquier culto es un lugar en el que debemos guardar las formas y comportarnos de manera respetuosa y discreta. Te presentamos algunas claves para que tu visita a una iglesia u otro lugar sagrado sea correcta.

- Primero que nada debemos fijarnos al entrar al templo religioso cuáles son las reglas de comportamiento establecidas de antemano y las prohibiciones. Las verás en carteles colocados a la vista del visitante.

- Respetar lo sagrado y los objetos dedicados al culto es fundamental.

- Cuidar la limpieza y los bancos o asientos. No se debe escribir en los misales o libros religiosos ni tirar papelitos o chicles en el suelo.

- Mantener una actitud de recogimiento durante las celebraciones religiosas y mientras permanezcamos en el templo. Debemos recordar que se trata de lugares sagrados donde la gente asiste a orar, meditar o simplemente estar en silencio.

- La persona que no quiere rezar que no entre o, al menos, que respete a los que rezan con su silencio.

- Respetar el silencio es fundamental. Muchas personas conversan 'a todo volumen' y de cosas triviales dentro del templo.

- Muecas, risitas, chistes, curiosear quién entra y quién sale, mirar al que estornuda... Se trata de actitudes impropias de personas educadas, grandes y chicos.

- Circular caminando. Nadie nos corre ni estamos en maratón.

- Vestir adecuadamente. Quedan fuera de nuestras opciones bermudas, musculosas, ojotas, tops lenceros... No estamos en una discoteca ni la playa, así que vestiremos con discreción.

- Si visitamos una iglesia católica debemos saber que el agua bendita no es para lavarse las manos o jugar con ella. Mojar la punta de los dedos al santiguarnos será suficiente.