Luce un pelo sano y bien cuidado

Tu pelo necesita de cuidados extra por el calor, el cloro de la pileta y el uso de productos capilares. Prepárate para el cambio de estación y poder lucir una cabellera estupenda.Te damos algunos consejos para que tu pelo esté sano, radiante y con un aspecto inmejorable.

En manos del peluquero

Es bueno renovar el corte o, la menos, recortar un poco las puntas. Además puedes aprovechar para teñirte, hacerte lso reflejos o, simplemente, un buen baño de brillo. en los salones de belleza saben qué es lo que nos hace falta y, además, te tratan bien...

Los expertos recomiendan aplicar una mascarilla nutritiva una vez al mes, cremas acondicionadoras siempre y olvidarse del abuso del secador porque es el enemigo número uno de tu pelo. Esto se extiende para planchitas y rizadores.

Los efectos del calor, el viento se notan rápidamente en nuestras cabezas es por eso que debes darle unos cuidados diarios mínimos y más si te tiñes o lo tienes muy seco.

El lavado

Para tener un pelo saludable, es fundamental tenerlo limpio. Esta es una tarea fácil: o importante es que conozcas tu pelo y elijas los productos adecuados.

Champú: Elige el que mejor le siente a tu pelo dependiendo de si es seco, normal, graso, teñido, con caspa. Da un suave masaje y aclara con abundante agua.

Acondiconador: Te facilitará el peinado. Déjalo actuar unos minutos. Aclara si es necesario.

Mascarillas: Las hay reparadoras y nutritivas. Sirven para dar brillo e hidratación. Se aplican una vez por semana y no abuses porque pueden tener efectos negativos sobre la cabellera.

Secador: Lo menos posible. Retira el excesode agua con una toalla sin refregar el pelo para no romper la estructura del cabello. Si utilizas el secador, no uses el aire demasiado caliente y pónlo a unos veinte centímetros de distancia de tu cabeza.

Intenta evitar el uso de planchitas y rizadores.

¿Cuál es tu pelo?

Seco o dañado: Está apagado, áspero y con tendencia a enredarse. Necesitas un champú que estimule las glándulas sebáceas, acondicionador y mascarillas cada dos lavados. Lo tuyo son los tratamientos nutritivos que aportan brillo y suavidad. Mucho cuidado con los tratamientos agresivos en la peluquería como tinturas y permanentes.

Fino y sin volumen: Es frágil, difícil de peinar y manejar. Parece estar pegado a la cabeza. Utiliza productos para dar volumen y que reparan la fibra capilar. Nada de tinturas y permanentes en simultáneo o ¡corres el riesgo de perder tu pelo!

Graso: El exceso de producción de sebo en el cuero cabelludo puede ser debido al stress, mala alimentación o cansancio. Aunque lo laves seguido, su aspecto suele ler sucio aplastado. Utiliza un champú neutro y lávalo todos los días. No abuses de lso acondiconadores ni cremas suavizantes que contribuyen a apelmazarlo. Incluye en tu dieta alimentos que te aporten vitaminas A, B y E, como las zanahorias y los cereales. Te favorecen tintes y permanentes porque secan el pelo.

Teñido o con reflejos: Casi todas, tarde o temprano acabamos cayendo en este grupo. El pelo sometido a tinturas y coloraciones suele tener dañada su estructura. Por eso, debemos utilizar productos específicos que lo protejan, reparen y mantenga el color vivo y radiante. Mucho cuidado con los experimentos de color.

Puntas abiertas: Su causa suele ser un cepillado agresivo, exceso de secador o de planchita y loas tinturas. La única solución es cortar las puntas de amnera regular, utilizar un champú nutro y aplicar sérum en las puntas.

Con caspa: Es un problema con solución. Utiliza un champú y un acondicionador anticaspa y enjuaga el pelo con agua a 36 o 37ºC.