Piel de gallina

La queratosis pilaris es conocida como 'piel de gallina' y se trata de unas pequeñas ronchitas que salen en hombros, muslos, espalda y glúteos. Muchas veces se confunde con el acné o granitos. Pueden ser blancas o rojas y pueden salir en áreas esparcidas o concentrarse en diferentes zonas del cuerpo.

Las personas que lo sufren nunca llevan manga corta cuando la piel de gallina aparece de forma profusa en sus brazos. Es la acumulación de un determinado tipo de proteína denominada queratina en los folículos de los vellos en forma de pequeñas protuberancias.

Aunque no es dañina para la salud son muchas las personas, hombres y mujeres, que quieren que desaparezcan por completo. Este tipo de queratosis e puede combatir con fines estéticos.

La queratina es una proteína importante dentro del organismo y es el principal componente de las uñas, el pelo y las capas superiores de la piel. La queratosis es la obstrucción de los poros por células muertas; por lo tanto, lo más importante es destaparlos para que no se forme a su alrededor las capas que forman los montículos ásperos.

En estas circunstancias el exfoliante es un tratamiento más que recomendable, sobre todo para aplicar sobre las zonas con queratosis.

Causas

En casi todos los casos se debe a una condición genética. Se ha comprobado que este inconveniente estético no se puede eliminar por completo, aunque en ciertos casos desaparece por sí sola después de la adolescencia, lo que sí se puede mejorar y controlar.

Lo que se puede hacer es aplicar los tratamientos de forma regular porque si se abandona las ronchas reaparecerán. Aplicar después un producto que deje la piel bien hidratada durante horas es también importante para evitar el desecamiento.