Celebrar un cumpleaños

Las invitaciones, el cotillón, la comida, la música, la torta... Nada puede quedar librado a la suerte para que tu fiesta sea un éxito y te luzcas por tu saber estar.

La celebración de un cumpleaños se hace, generalmente, invitando a una merienda o cena. Esto es tanto para el caso de cumpleaños infantiles como de adultos.

- Si lo celebramos fuera de casa, debemos preocuparnos de la lista de invitados y del coste de la celebración. Pero, si lo celebramos en casa, tendremos que tener en cuenta otras cosas a la hora de organizar la fiesta como la decoración, la comida o aperitivos que vamos a servir, qué tipo de música vamos a poner o si vamos a hacer una fiesta con baile, actividades y juegos que vamos a tener para amenizar el cumpleaños, etc.

- Para invitar a nuestros amigos, podemos hacerlo por teléfono o con alguna invitación que vienen ya listas o prepararlas nosotros mismos. Por supuesto que si se trata de una fiesta muy formal esto no es aplicable. Recuerda que las normas de educación nos mandan otra cosa.

- Es muy importante calcular el espacio que tenemos para no invitar a más personas de las que podemos caber con cierta comodidad.

- Generalmente, los cumpleaños se celebran como si fuera un cóctel, es decir, de pie y que la gente se pueda mover libremente.

- Para decorar podemos utilizar cintas de colores, guirnaldas y material de colores vivos y variados. También podemos dar a nuestros invitados cotillón.

- La música debemos elgirla en función de la edad de los invitados. Si los niños son muy pequeños, contaremos con la ayuda de unas cuantas madres para el cuidado de los pequeños. Hay que vigilarles con mucho cuidado, con lo hacen y con lo que comen.

- En los cumpleaños con niños, nada de aperitivos exóticos ni bebidas alcohólicas. Si lo mayores quieren tomar algo, que se vayan a la cocina o al living ya que no es recomendable poner las bebidas cerca de los niños para evitar confusiones. Snacks, sandwiches, pequeñas masas, refrescos y jugoas de frutas son lo más adecuado.

- Si el cumpleaños es de personas adultas, deberás actuar de anfitrión, presentado a los invitados que no se conocen, ocupándote de que todo esté correcto, etc.

- En cuanto a los regalos se deben abrir siempre delante de los invitados. No es aconsejable hacerlo antes de la fiesta, pues es mejor que todos los invitados estén presentes para ir abriendo regalo por regalo. No obstante, según las costumbres de cada sitio o cada familia, este orden puede ser distinto.

- Los regalos siempre se agradecen, y siempre se muestra satisfacción por los mismos, aunque unos nos gusten más que otros.

- Nunca se deben hacer comparaciones entre los regalos. Todos los regalos deben ser igualmente considerados.

- No te olvide de la torta, porque soplar las velas y cortar la torta es uno de los momentos más esperados y todos querrán probar esa dulce exquisitez.