Cómo cuidar tus bolsos de cuero

Todos los trucos y consejos para que tus bolsos y carteras estén siempre perfectos y te duren mucho tiempo en buen estado.

Interior

Muchos bolsos vienen con forros de lona, ante o nylon. Para limpiarlo bien, separa el forro del bolso lo más que puedas y pásale un cepillito suave o un 'quitabolas'. Un cepillito pequeño de la aspiradora puede servirte para esta tarea.

Cremalleras

Para que no se traben, puedes pasarles cera de abejas por los cantos, con la cremallera abierta. Repite este paso de vez en cuando y verás que funcionan de maravillas.

Asas y tiras

Debes cuidar de no cargar demasiado el bolso para evitar que se deformen o estiren. Nada de manos sucias, pegajosas o con sustancias y cremas que manchan o envejecen la piel del bolso.

Piezas de metal

Si estan rayadas, algún zapatero amable puede pulirlas y lustrarlas, incluso, colocarle una nueva si está en muy mal estado. Si están nuevas, puedes pasarle un paño suave y brillarán estupendamente.

Exterior

El cuero de tu bolsos o cartera necesita de cuidados al igual que la piel de tu rostro... Hidrátala de vez en cuando con crema Nivea (la de la lata azul de toda la vida). Si te pilló la lluvia, seca la humedad aplicando un paño suave en cada mancha pero SIN frotar. Lo mismo puedes hacer con las chaquetas de cuero.

Base

Casi todos los bolsos rígidos traen unos remaches en la base para eviatr el desgaste y los rayones. Si el tuyo no los tiene, el zapatero se los puede colocar y asunto resuelto.