Perfiles

ImageEmperatriz Farah de Irán es la viuda de Mohammad Reza Pahlavi, el último Sha de Irán, y sólo Emperatriz (Shahbanu) del Irán moderno.

Los títulos y distinciones de la familia imperial iraní fueron suprimidas por el nuevo gobierno, que a menudo es de estilo emperatriz o Shahbanu, y utilizado por cortesía por los medios de comunicación extranjeros, así como por los partidarios de la antigua monarquía. Ella no utiliza el título de emperatriz Farah Pahlavi, una combinación de título y el apellido que no tiene precedente dinástico, aunque sus hijos no utilizan sus títulos en cualquier forma oficial.


Infancia

Farah Pahlavi nació el 14 de octubre de 1938 en el norte-oeste de la ciudad iraní de Tabriz y es de una etnia azerí iraní. Nacida como Farah Diba, era la única hija de Sohrab Diba y su esposa, Farideh Ghotbi. En sus memorias, la ex emperatriz escribe que la familia de su padre, eran naturales de Azerbaiyán iraní, mientras que la familia de su madre eran de la provincia de Gilan, en la costa iraní del Mar Caspio.

A través de su padre, Farah Diba provenía de un ambiente relativamente acomodado. En el siglo XIX su abuelo había sido un diplomático consumado, que actúa como embajador de Irán ante el Tribunal Romanov en Moscú. Su padre era un oficial de la Fuerzas Armadas Imperiales iraníes y graduado de la prestigiosa academia militar francesa de Saint-Cyr. Farah Diba disfrutaba de una relación muy estrecha con su padre y su inesperada muerte en 1948 la afectó profundamente. Esta trágica situación, además, dejó a la familia joven en situación financiera difícil. En estas circunstancias, se vieron obligados a mudarse de su casa de familia numerosa en el norte de Teherán a un apartamento compartido con uno de los hermanos Farideh Ghotbi.

Pahlavi es habla fluidamente persa, inglés, francés y también habla un poco de Azerbaiyán, su lengua étnica.


Educación y el compromiso

Farah Diba comenzó su educación en la Escuela Italiana de Teherán, luego se trasladó a la francesa Jeanne d'Arc, la escuela y más tarde al Liceo Razi. Era un atleta y se convirtió en capitán del equipo de baloncesto de su escuela. Al terminar sus estudios en el Liceo Razi, estudió arquitectura en la Ecole Spéciale d'Architecture de París, donde fue alumna de Albert Besson.

Muchos de los estudiantes iraníes que estaban estudiando en el extranjero en ese momento dependían de patrocinio del Estado. Por lo tanto, cuando el Sha, como jefe de Estado, realizaron visitas oficiales a países extranjeros, con frecuencia se reunirá con una selección de locales de estudiantes iraníes. Fue durante esa reunión en 1959 en la embajada iraní en París que Farah Diba fue presentada por primera vez a Mohammed Reza Pahlavi.

Después de regresar a Teherán, en el verano de 1959, el Shah y Farah Diba iniciaron un noviazgo cuidadosamente coreografiado, orquestado en parte por la hija de la princesa Shanaz Shah. La pareja anunció su compromiso el 1 de diciembre de 1959.


Matrimonio y familia

ImageFarah Diba Mohammed Reza Pahlavi se casó el 21 de diciembre de 1959, a los 21 años. La joven reina fue objeto de mucha curiosidad y su boda ha captado la atención de la prensa en todo el mundo. Después de la pompa y festejos relacionados con la boda real se completaron, el éxito de esta unión depende de la capacidad de la Reina para producir un heredero varón. A pesar de que había estado casado dos veces antes, los matrimonios anteriores del Shah le había dado sólo una hija, que en virtud de la primogenitura agnaticia no podía heredar el trono. La presión para la joven reina fue aguda. El sha estaba profundamente deseoso de tener un heredero varón al igual que los miembros de su gobierno. No es ningún secreto que la disolución del matrimonio anterior del Sha a la reina Soraya se ha debido a la infertilidad.

El largamente esperado heredero, Reza Pahlavi, nació el 30 de octubre de 1960. Junto a la pareja iba a tener cuatro hijos:

Reza Pahlavi (nacido el 30 de octubre 1960)
Farahnaz Pahlavi (12 de marzo de 1963)
Ali Reza Pahlavi (28 de abril de 1966)
Leila Pahlavi (27 de marzo de 1970- 10 de junio de 2001)


Como reina y emperatriz

El papel exacto que la nueva reina jugaría en su caso, en público o en los asuntos de gobierno, era incierto. Dentro de la casa imperial, su función pública fue secundaria a la cuestión mucho más apremiante de asegurar la sucesión. Sin embargo, después del nacimiento del príncipe heredero, la nueva reina era libre para dedicar más de su tiempo a otras actividades y actividades oficiales.

No se diferencia de muchas otras consortes reales, la joven reina inicialmente se limitó a un papel ceremonial. Pasó gran parte de su tiempo a asistir a la apertura de la educación y diversas instituciones de atención de salud, sin aventurarse demasiado en las cuestiones más controvertidas. Sin embargo, como pasaba el tiempo, esta situación cambió. La reina se hizo mucho más activa en los asuntos de gobierno en el que las cuestiones y causas que le interesaban. Ella utilizó su cercanía e influencia con su esposo, el Sha, para garantizar la financiación y centrar la atención en las causas, particularmente en las áreas de los derechos de la mujer y el desarrollo cultural.

Finalmente, la reina llegó a presidir una plantilla de 40 trabajadores que manejan las diversas solicitudes de asistencia en una serie de cuestiones. Ella se convirtió en una de las figuras más visibles en el gobierno imperial y el patrón, de educación, salud y organizaciones culturales. Su papel humanitario obtuvo una inmensa popularidad durante un tiempo, en particular en los años 1970. Durante este período viajó mucho al interior de Irán, visitando algunos de los lugares más remotos del país y reunirse con los ciudadanos locales.

El Gobierno Imperial en Teherán no era consciente de su popularidad. Su importancia quedó demostrada por su parte en las ceremonias de coronación 1967, donde fue coronada como la primera Shahbanu, o emperatriz del Irán moderno. Se confirma de nuevo cuando el Sha nombró como el funcionario de la emperatriz regente en caso de que muera o quede incapacitado antes de cumplir los 21 años del Príncipe Heredero. El nombramiento de una mujer como regente era muy inusual para una monarquía de Oriente Medio.


Críticas

Sin embargo, la emperatriz no estaba exenta de controversia. Las causas que defiende y su papel en el gobierno a veces entraron en conflicto con ciertos grupos, especialmente los conservadores religiosos. Sería, sin embargo, más exacto decir que la insatisfacción de este grupo tenía como objetivo el gobierno Pahlavi en su conjunto y no únicamente a la emperatriz. Aunque no necesariamente la fuente de la animosidad, la emperatriz se convirtió en un objetivo conveniente a la que apuntar.

Ella, junto con el gobierno Pahlavi todo, fue criticado por lo que se percibe como excesos. Dos ocasiones el estado obtuvo la ira particular, las ceremonias de coronación de 1967, pero sobre todo la celebración del año 2500 de la monarquía de Irán, celebradas en 1971 en la antigua ciudad de Persépolis. Mientras que la misma emperatriz defendió este evento como un magnífico escaparate de la historia de Irán y sus avances contemporáneos, los críticos afirmaron que el precio (que aunque se ha discutido sin duda en las decenas de millones de dólares) era demasiado elevado, dada la más apremiantes necesidades financieras del país.


Contribuciones al arte y la cultura

Desde el principio de su reinado, la emperatriz tuvo un interés activo en la promoción de la cultura y las artes en Irán. A través de su patrocinio, numerosas organizaciones han creado y fomentado aún más su ambición de llevar el arte histórico y contemporáneo de Irán a la fama tanto dentro de Irán y en el mundo occidental.

Además de sus propios esfuerzos, la emperatriz ha tratado de lograr este objetivo con la ayuda de varias fundaciones y asesores. Su ministerio alentó a muchas formas de expresión artística, incluyendo las artes tradicionales de Irán (como el tejido, el canto y recital de poesía), así como el teatro occidental. Su esfuerzo más reconocidas de apoyo de las artes escénicas fue su patrocinio del Festival de Arte de Shiraz. Este evento se llevó a cabo en ocasiones controvertida anualmente desde 1967 hasta 1977 y contó con las actuaciones en vivo de artistas iraníes y occidentales.

La mayor parte de su tiempo, sin embargo, entró en la creación de museos y la construcción de sus colecciones.


Arte antiguo

Aunque uno de los países culturalmente más ricos del mundo, el Irán de la década de 1960 tenía poco que mostrar. Muchos años de historia de los grandes tesoros artísticos producidos durante sus 2.500 habían encontrado su camino en las manos de museos extranjeros y colecciones privadas. Se convirtió en uno de los principales objetivos de la emperatriz de Irán para adquirir una colección adecuada de sus propios artefactos históricos. Para ello, obtuvo permiso del gobierno de su marido y los fondos para "comprar" una amplia selección de objetos iraní de colecciones extranjeras y nacionales. Con estos artefactos se fundaron varios museos nacionales (muchos de los cuales todavía sobreviven hoy en día) y comenzó una versión iraní de la National Trust.

Museos y centros culturales creados bajo su dirección se encuentran el Centro Cultural Negarestan, el Museo de Reza Abbasi, el Museo de Khorramabad con su valiosa colección de bronces Lorestan, la Galería Nacional de alfombras y el Museo Abgineh para la cerámica y de vidrio.


Arte contemporáneo

La emperatriz también expresó su interés en adquirir arte occidental y de Irán contemporáneo. Con este fin, puso su patrocinio importante detrás del Museo de Arte Contemporáneo de Teherán. Los frutos de su trabajo en la fundación y la ampliación de esta institución son, quizás, el legado cultural de la Emperatriz más perdurable para el pueblo de Irán.

Uso de fondos asignados por el gobierno, la emperatriz se aprovechó de un mercado del arte, algo de depresión de la década de 1970 para la compra de varias obras importantes del arte occidental. Bajo su dirección, el Museo adquirió cerca de 150 grandes obras de artistas tan notables como Pablo Picasso, Claude Monet, George Grosz, Andy Warhol, Jackson Pollock, y Roy Lichtenstein. Hoy, la colección del Museo de Arte Contemporáneo de Teherán es ampliamente considerado como uno de los mejores del siglo 200 colecciones de arte occidental en el mundo, además de ser la más importante fuera de Europa y los Estados Unidos. Es algo sorprendente entonces, según Parviz Tanavoli, escultor iraní moderna y un antiguo asesor cultural de la emperatriz, que la impresionante colección fue reunida por «decenas, cientos de millones de dólares". Actualmente, el valor de estas explotaciones se estima cerca de 2,8 millones de dólares.

La colección creó un dilema para los antioccidentales de la República Islámica que asumió el poder tras la caída de la dinastía Pahlavi en 1979. Aunque políticamente el gobierno fundamentalista rechaza la influencia occidental en Irán, la colección de arte occidental acumulado por el ex emperatriz se mantuvo, probablemente debido a su enorme valor. No se mostró al público y pasó casi dos décadas en los sótanos del Museo de Arte Contemporáneo de Teherán. Esto causó mucha especulación sobre el destino de la obra de arte que sólo se puso a descansar después de una gran parte de la colección volvió a ver en una exposición que tuvo lugar en Teherán en septiembre de 2005.


La Revolución Iraní

En Irán, a principios de 1978, una serie de factores contribuyeron a que el descontento interno con el gobierno imperial cada vez fuera más pronunciado. El descontento en el país sigue en aumento y a finales de año dio lugar a manifestaciones contra la monarquía. La emperatriz no podía dejar de ser consciente de los disturbios y los registros en sus memorias que durante este tiempo "se trataba de un sentido cada vez más palpable de malestar". En estas circunstancias, la mayor parte de las actividades oficiales de la emperatriz fueron cancelados debido a las preocupaciones por su seguridad.

Cuando el año llegó a su fin, la situación política se deterioró aún más. Los disturbios y el malestar se hicieron más frecuentes, que culminaron en enero de 1979. El gobierno promulgó la ley marcial en las principales ciudades del país y el país estaba al borde de una revolución abierta.

Fue en este momento, en respuesta a las protestas violentas, que el Shah y la emperatriz Farah determinaron (o fueron obligados por las circunstancias) a abandonar el país. Tanto el Shah y Shahbanun salieron de Irán en avión el 16 de enero de 1979.


Después de salir de Irán

La cuestión de si el Shah y la emperatriz iba a salir de Irán fue objeto de cierto debate, incluso entre el monarca y sus consejeros. Durante su reinado, el Shah había mantenido estrechas relaciones con el presidente egipcio Anwar El Sadat y la emperatriz había desarrollado una estrecha amistad con la esposa del Presidente, Juan Al-Sadat. El Presidente de Egipto extendió una invitación a la pareja imperial de asilo en Egipto, y ellos aceptaron.

Debido a la situación política que se desarrollaba en Irán, muchos gobiernos, incluso los que han sido en términos amistosos con la monarquía iraní antes de la revolución, vio la presencia del Shah dentro de sus fronteras como un pasivo. A pesar de una inversión insensible, esto no era totalmente infundada, ya que el Gobierno Revolucionario en el Irán había ordenado la detención (y posterior muerte) tanto del Shah y la emperatriz Farah. El gobierno iraní nuevo demanda su extradición en varias ocasiones, pero la medida en que actuaría en presionar a las potencias extranjeras para el regreso del monarca depuesto (y presumiblemente la de la emperatriz) fue en ese momento desconocidos. Independientemente, la situación era compleja.

El sha y la emperatriz estaban lejos de ser conscientes de esta complejidad y conscientes del peligro potencial que su presencia expuesto su anfitrión. En respuesta, la pareja imperial salió de Egipto, a partir de catorce meses de búsqueda de asilo permanente y un viaje que los llevó a través de muchos países diferentes. Después de Egipto, viajaron por primera vez a Marruecos, donde fueron brevemente a los invitados del rey Hassan II.

Después de salir de Marruecos, el Sha y la emperatriz se les concedió refugio temporal en las Bahamas, y teniendo en cuenta el uso de una propiedad pequeña playa situada en la Isla Paraíso. Irónicamente, la emperatriz Farah recuerda el tiempo pasado en este agradable lugar denominado como algunos de los "días más oscuros en su vida". Después de expirado su visado en Bahamas no fueron renovados, se hizo un llamado a México, que fue concedida, y alquiló una casa en Cuernavaca, cerca de la Ciudad de México.


La enfermedad del Sha

ImageDespués de salir de Egipto de la salud del Shah comenzó un rápido declive debido a una batalla a largo plazo con linfoma. La gravedad de la enfermedad que llevó brevemente la pareja imperial ahora exiliado a Estados Unidos en busca de tratamiento médico. La presencia de la pareja en los Estados Unidos ha agravado aún más las ya tensas relaciones entre Washington y los revolucionarios de Teherán. La estancia del Shah en los EEUU, aunque con una versión genuina con fines médicos, se convirtió en el punto de inflexión para la reanudación de las hostilidades entre las dos naciones. Estos acontecimientos en última instancia condujo a la agresión y la ocupación de la embajada americana en Teherán en lo que se conoce como la crisis de los rehenes en Irán.

En estas difíciles circunstancias, el Shah y la emperatriz no se les dio permiso para permanecer en los Estados Unidos. Poco tiempo después de recibir la atención médica básica, la pareja se marchó de nuevo a América Latina, aunque esta vez destinados a la isla de Contadora, en Panamá.

Por ahora, tanto el Shah y la emperatriz considera que el gobierno de Carter con algunas antipatía en respuesta a la falta de apoyo y inicialmente se complace en dejar. Esa actitud, sin embargo deteriorado como surgió la especulación de que el Gobierno panameño está tratando de detener el Shah con fines de extradición a Irán. En estas condiciones, el Shah y la emperatriz vuelven a hacer un llamamiento al Presidente Anwar El Sadat, para regresar a Egipto (por su parte, la emperatriz Farah escribe que esta petición se realizó a través de una conversación entre ella y Jehan Al Sadat). Su petición fue concedida y se volvieron a Egipto, marzo 1980, donde permanecieron hasta la muerte del Sha cuatro meses después, el 27 de julio de 1980.


La vida en el exilio

Después de la muerte del Sha, la emperatriz en exilio permaneció en Egipto durante casi dos años. Presidente Sadat dio a ella y a su familia el Koubbeh Palace en El Cairo. Unos meses después del asesinato del presidente Sadat en octubre de 1981, la Emperatriz y su familia salieron de Egipto. El presidente Ronald Reagan informó a la emperatriz el exilio que era bienvenida en los Estados Unidos.

Primero se establecieron en Williamstown, Massachusetts, pero más tarde compró una casa en Greenwich, Connecticut. Después de la muerte de su hija, la princesa Leila en 2001, ella compró una casa más pequeña en Potomac, Maryland, cerca de Washington, DC, para estar más cerca de su hijo y nietos. Emperatriz Farah ahora divide su tiempo entre Washington DC, Nueva York, París y El Cairo. La emperatriz en la actualidad tiene tres nietos a través de su hijo, Yasmina Reza y su esposa.

Noor (3 de abril de 1992)
Iman (12 de septiembre de 1993)
Farah (17 de enero de 2004)


Memoria

Farah Pahlavi escribió un libro sobre su matrimonio con el sha: "Mi vida con el Shah". La publicación de las memorias de la emperatriz ha atraído el interés internacional. Fue un best-seller en Europa, con citas que aparecen en las revistas de noticias y el autor que aparecen en programas de entrevistas y en otros medios de comunicación. Sin embargo, se mezcló opinión sobre el libro, que Publishers Weekly calificó de "franco, directo" y el Washington Post llama "fascinante".

The New York Times, Elaine Sciolino, jefe de la oficina de trabajo en París, le dio al libro un examen menos halagüeña, describiéndola como "bien traducido", pero "lleno de ira y amargura". El Examen Nacional, Reza Bayegan, un escritor iraní, sin embargo, alabó la memoria como "abundan [ndo], con afecto y simpatía por sus compatriotas".

Calendario Femenino

Calendario femenino

Nutrición con Mariana Maestro

Foto Mariana Maestro

Para ver y oír

Kóblic

El Capitán Tomás Kóblic(Ricardo Darín), comandante de la Armada…

José Luis Perales: Calma

José Luis Perales presenta su nuevo álbum 'Calma' que lo llevara…

Sergio Dalma: 'Dalma'

'Dalma' es el trabajo más personal de Sergio desde hace tiempo,…

Nadie quiere la noche

'Nadie quiere la noche' es la historia de Josephine Peary…

Recomendados

El hilo de la costurera

Dagmar Trodler nos presenta 'El hilo de la…

Retorno a la isla blanca

Única vive en Bosque-Verde con sus amigos…
Cielo de Tambores

Cielo de tambores

Novela histórica de Ana Gloria Moya. Premio…
eXTReMe Tracker
eXTReMe Tracker